El Gobierno de la CDMX, aprobó el Programa Integral de Movilidad (PIM) vigente del 2013 al 2018. En el cual se establecieron algunas metas de mediano y largo plazo, proponiendo que los traslados fueran más eficientes, influyentes y sustentables.

No solo con normas vigentes que involucre a los automovilistas, sino también a los peatones. De acuerdo a los datos proporcionados por el INEGI, al año mueren 5,560 peatones. Significa que la cultura automovilística también los incluye, los peatones no respetan los cruces peatonales especialmente para ellos, como son las esquinas y líneas blancas y amarillas en determinadas áreas, así como ignorar los semáforos en verde para que circulen los automóviles.

Dentro de la propuesta, se pretende reducir el número de agentes contaminantes en la ciudad, colocando más puntos de acceso para las Ecobicis y vialidades más accesibles para los que usan sus propias bicicletas. Sin embargo, un estudio sobre la movilidad en Ciudad de México, presentado por el Consejo Ciudadano, proyectó que 8 de cada 10 ciclistas no respetan los cruces peatonales, y 6 de cada 10 cruzan las calles aun cuando el semáforo se encuentra en rojo.

La saturación en las vialidades no solo es producto de la cultura en peatones o ciclistas, sino un problema de capacidad, los autos ocupan el 85% del espacio vial en la CDMX, diariamente circulan 1.2 millones de vehículos que generan embotellamientos en las vialidades principales como el Circuito Interior, Viaducto, o Calzada de Tlalpan.

Las iniciativas vigentes y las futuras serán para proyectar una movilidad constante, ya que vivimos en ciudad caótica y cambiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *