La “cultura del no pago”, esta tiende a repetirse en distintas instancias en todo el país, así en bancos como en entidades financieras, y que no solo es un pecado de los más pobres, sino una falta común en toda la población.

La riqueza es un bien colectivo. No se puede ser rico rodeado de pobres. No en vano, en los países donde imperó la Reforma protestante (bienestar colectivo) el pago es sagrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *